La Industria 4.0 y el análisis de datos

Actualmente en plena Cuarta Revolución Industrial, es tendencia mundial plantearse la integración de la tecnología inteligente en el mundo de la fabricación.

Son muchas las empresas que están perdiendo esta oportunidad. La Industria 4.0 es un cambio de paradigma no solo para cómo conocíamos la fabricación, sino también para la analítica de datos.

Las tecnologías inteligentes, y más concretamente, el aprendizaje automático, permite obtener información procesable a partir de los datos que se recogen. Datos tangibles sobre el aumento de la eficiencia o la reducción de emisiones.

Las fábricas de hoy cuentan con sensores que recopilan infinidad de datos. La mayor parte de las empresas recogen estos datos, pero pocos los utilizan para realizar análisis.

Las empresas tradicionales siguen entregándose a herramientas de análisis arcaicas.  Imagina una fábrica que localiza un contratiempo con uno de sus productos o procesos, pero no puede descubrir la causa. Desde el método tradicional, habría que plantear una hipótesis y realizar un análisis que puede llevar meses para arrojar resultados.

El aprendizaje automático.

 

Con este tipo de software se pueden estudiar un sinfín de parámetros que están perjudicando al proceso, para de esta forma ir al origen del obstáculo y poner remedio.

 

Además, el aprendizaje automático no se queda en el análisis de datos y la detección de problemas. Su potencial es poder encaminar la toma de decisiones proponiendo soluciones tangibles.

 

Según Deloitte, el aprendizaje automático puede aumentar el rendimiento de la producción en un 20% y ofrecer ganancias de hasta un 35%.

En el sector de la fabricación las empresas se esfuerzan para llegar a un equilibrio entre costes y calidad, junto a volumen y emisiones. El aprendizaje automático es la respuesta a esta problemática. A futuro, este software puede hasta enlazarse con los robots para descargar el trabajo de los ingenieros.

No Comments

Post A Comment